martes, 24 de julio de 2012

El calvario de las operadoras de telefonía

Recientemente he descubierto lo difícil que puede ser algo tan simple como trasladar una línea de teléfono.
La operadora, en este caso ONO, no me podía garantizar mantenerme el número.

Yo quizás lo entendería si fuese de una ciudad a otra, aunque no lo pueda entender tecnológicamente, al menos entendería que su sistema administrativo no lo permitiese.
Pero es en la misma ciudad.


Ustedes me dirán... "Serán barrios distintos, alejados".
Pero es el mismo barrio.


Ah, estarán a muchas calles de distancia.
...Y es la misma calle.


¡¡Pero estará lejos!!
No, es la misma acera, a sólo 25 metros.


Y, claro, no me pueden mantener la numeración, porque, aunque en realidad este número, que está conmigo 25 años, ha cambiado 6 veces de emplazamiento, saltando por toda la ciudad, ahora ellos no pueden mantenerlo. Aunque en realidad su sistema abastece a toda la ciudad desde la misma central, administrativamente hay una casilla que les dice que no pueden.

Y me dicen: "Si quiere garantizarse el mantenimiento del número, tendrá que portarlo a otro operador".

Alucinante, ¿verdad? Bueno, no tanto, porque estamos hablando de compañías de telefonía...


En fin, al habla con "Bajas" 3 veces, al final el tercero es competente, y me ofrece mantenerlo. Para ello:

  • Me instalan una línea nueva adicional en la nueva ubicación
  • Me dan de baja la 966660204
  • Me hacen una portabilidad del número de baja a la nueva ubicación, dándole el mismo trámite que a una portabilidad desde otra operadora
  • Durante 3 días las llamadas a este número dirán que no existe

Y a rezar. Sobre todo, teniendo en cuenta que la "línea adicional" nos dejó inutilizado el 966660201 durante 4 días, aunque debería haber sido durante 10 minutos.

Seguiremos esperando, y rezando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario